domingo, 22 de febrero de 2015

bon obo



& nosotras ahí, paradas frente al mundo antiguo que es el agua, frente a su anatomía y sus cadáveres, hoy llena de restos y emigraciones de San Martín en el monte; nos vimos cautivadas por el color del canto, por los islotes creciendo en sus racimos. Cautivadas también por el zurcir de una madre que nivela el vuelo. Rajé mi pupila para no ceder al cierre de mi enfoque a los costados o a los torsos, tampoco dejar de reír a la reverberante vía. Ánimas de llantos informantes, hablan de adentro las vírgenes y los coros, esos coros de ángeles que se duermen bajo la puerta, de donde surge a galope toda electrificación de las bayas, de las rutas que suben por los venados y los tallos. El aire se inunda de vida llevando consigo todos los nudos en trifulca, nos desajusta el cabello y entonces viene a la vida un silbido a regresar lo primero en un carruaje de nieblas y disparos, se revienta de nuevo el músculo y la nave se desentona, se libera un llanto en la danza a orillas del precipicio, serpenteando por las razas donde los niños se extinguen, se deja el combustible en partes, se elevan las muchachas cantando como perdidas, se arropan con sentimiento, la balanza se nivela y se oye un latir terremoto, vienen ahora cabalgando en pajaritos de nubes. Los muchachos se dejan crecer las hiedras, suena en estruendo su masa de fuegos artificiales, de concavidades y néctar, de arremolinados cierres, tan plata sus mecanismos como un fulgor de rivera. Ahí se dice que viene la vida como un remolino de huecos, como los aislamientos dentro de una colmena: como decidir ir a pulso o eliminarse en el margen. Queda la vista sin rumbo pero también el soplo. Ir navegando a otros rumbos, cruzando las innumerables esferas. Rígido amor que se funde, viene a la luz la cosecha: el lodazal es el cuerpo que trae a la vida el árbol, como virtuosa orogénesis que viene enchinando las rectas. El corazón se desgaja, cae en la vena del cítrico, en su enredadera de surcos que forma el pincel del oxígeno. La boca se llena de paisajes y leonas, de rebotes que se despojan según su textura rítmica. Baila la curva que enlaza el cuadro en mis ventanas: el foco decae a las numerosas conchas, el sonido se escapa por los recovecos, abre su cascada de rebotes y de texturas, de ensoñamientos que abren la frente al sumergir mis dedos en el árbol. El porvenir se depara como desollamiento en la reja: el ámbar resana la noche y el padre arde en legiones de espuma, anhela una pronta caída de las prisiones y los marcos, la madre reviste el vacío que explota en el cuenco de barro. Vienen los cachorritos untados de miel y de lunas, sus trágicos cuerpos fundidos bailaron las olas, nadaban trayendo altitudes, en ellas tallamos las claves que habitan el marmoleo de los claros, tejiendo cadenas de arcilla, que brilla con magno lingote grabado en las playas de cianobacterias, en la ondulación de sus lindes: el punto de fuga de donde se expulsa el germen, de donde sale el disparo de leche a la suavidad de sus labios, también se dirige el rayo a poblarse de vicisitud. Nadan los peces para que exista el agua, el aire despega sus membranas, o las rasga; los granos revientan en la tibieza del pozo y toman del bosque el conducto para modificar sus partes. Hablan los cuerpos con dolo, el verano marca las grecas en sus ruinas, dicen que la tierra retoña como viscosa sangre, o se desliza en las vetas de su trompita tierna, explota en su pelo de osamentas. Después del tifón llega la quema a desnudar la noche con su sonido de yerba.

lunes, 19 de enero de 2015

l drch



el respeto al derecho ajeno es la paz
el respeto al derecho ajeno es la paz
el respeto al derecho ajeno es la paz
el respeto al derecho ajeno es la pz
el respeto al derecho ajeno es l pz
el respeto al derecho ajen s l pz
el respeto al derecho ajn s l paz
el respeto al derecho jn s la pz
el respeto al derecho jnoo es l pz
el respeto al derech jn s l pz
el respeto al derch aajn s l pz
el respeto al drch jn s l pz
el respet l drch jn s l pz
el respt l drch jn s l pz
el rspt l drch jn s l pz
l rspt l drch jn s l pz
l rspt l drch jn s l pz
el rspt l drch jn s l pz
el respt l drch jn s l pz
el respet l drch jn s l pz
el respeto al drch jn s l pz
el respeto al derch aajn s l pz
el respeto al derech jn s l pz
el respeto al derecho jnoo es l pz
el respeto al derecho jn s la pz
el respeto al derecho ajn s l paz
el respeto al derecho ajen s l pz
el respeto al derecho ajeno es l pz
el respeto al derecho ajeno es la pz
el respeto al derecho ajeno es la paz
el respeto al derecho ajeno es la paz
el respeto al derecho ajeno es la paz

miércoles, 31 de diciembre de 2014

Epistemología del bluff



*
sobre la dicotomía del féretro
de la composición arbórea y la mano santa,
de los pétalos naciendo de su frente mariana,
de los acelerones retumbando en las sombras que son el oleaje estéril,
ambas sentadas frente al mar… los muchachos se ríen acorazonando la brisa,
suenan las campanas cortas y sus palabras correosas,
bailan con voces ingenuas --ambas doncellas-- diciendo adiós, y no al mar
**
hay una muchacha que se retrata porque no siente /ni mira qué retratar
el hilo negro que sale de sus costados la ata porque es espuma: el bluff es infinito y su sensibilidad muy corta,
el tiempo toma la bolsa para tejer el bozal,
diluye a prisa la boca con su voz hueca y aceitosa
el océano se acerca y no nos abraza, se mancha la onda
acá adentro se oye un grito
una reincidencia se mece ¡y no hay semántica!
el relleno del cuerpo: destrozos de institución y molde de los rizomas,
la cúspide y el punzón de la bestia nos atornilla la osamenta,
un genio se materializa, navega sobre la RAM,
se escucha la sensualidad del tacto, la descomposición lumínica /semitono en el fondo
***
los hombres solitarios seducen ballenas ruidosas
unto mis ojos con las manos prendidas, miro el rastro inmóvil y me sumerjo en el pelo
no pido nada pero lo tengo todo, más de lo que algún día pude hacerlo: tengo tres padres muertos y una madre infanta, una hija no nata y el corazón a chorros
pienso en las ciudades que no existen y en las aguas inexploradas
siento la belleza en el gránulo de galaxia, en el monasterio
en los retoños nuevos y la calidez dulce de su masa
****
me siento inequívoca y escasa,  
una sospecha conduce a la terrible emanación
pero
no vive porque no hay camino
pero
no vive sino se lo mira
no se detesta a las cosas que no han sucedido
el mal necesita su opuesto para manifestarse
he colgado en la repisa todos los frutos de virgen
                                               pero
el machete se afila con el rabillo del ojo
las flores me siguen creciendo a pesar de esta neblina
ceniza me enroso en un baile inmóvil de ritmo inadaptado
*****
yo vine a este mundo a trazar nuevas criptografías y distancias
he visto a las Gemínidas expandirse, surfeando
no dan ganas de un llanto /tibio?
no dan ganas de un deglutirse /hondo?
el camino no existe pero el río se sosiega
/la mano se retrae pero Dios no abandona
la niña se abniega a la vida y canta diciendo ser loba
de fondo la niña prefiere adaptarse a la reflexión
el pájaro mira la jaula porque él es una más grande
pluralizar para legitimar pierde noción: no hay conceptos
******
cualquier hombre es un prisma
cualquier centella es un valle
cualquiera que baile con los ojos adentro es un órgano
auto
multi
semejante
el sol palpita en la línea lleno de vegetación
hace un brote al sentido
la tierra está sumergida, pero sostengo el flote
el aire se cubre un tanto,
la luna y sus carruajes adhieren nuevas ventilas
cascabeleo en el cerezo, la náusea es momentánea,
imbécil y sórdido disparo cava un túnel en el músculo
el corazón me arde como joven rostro y desuelle
*******
pienso mi cuerpo, mi uniforme vacuo, ropaje
a veces la idea, ella la ejecución
la palabra florida, un acto, una revelación
el fruto triste y dulce que emana por ambivalencia
el sol revienta en el cielo la cascada y todas las posibilidades
son olas en el mar
tan inermes
y espontáneas
todo el transcurso es poesía
y el incendio nunca para